25 jul. 2011

¡¡¡¡Pedro!!!!



Ponme otra. Tú ya sabes que yo creo en la pareja. Dos polvos, dos rayas, dos amigas. Dos cavalgan juntas, dos por la carretera.


La mala educación





Pensando en cómo quiero que sea mi futura casa, llego a la conclusión de que nuestra casa (la tuya y mía) ha de tener una sala de libros, librería, biblioteca.... llámalo como quieras. Ahí tendremos todos los libros que nos han hecho soñar, odiar, reír, amar, cantar, saltar. Todos los libros que nos hemos regalado, los que tomamos prestados, los que jamás pensamos que leeríamos. Desde Cervantes hasta Albert Espinosa, pasando por Bécquer, Homero, Shakespeare o Joan Maragall. Bienvenidos al rincón más preciado de nuestra futura casa.

no tenemos el dinero pero sí el amor



Bailame el agua. Úntame de amor y otras fragancias de tu jardín secreto. Sácame de quicio, hazme sufrir... Ponme a secar como un trapo mojado. Lléname de vida, líbrame de mi estigma. Llámame tonto. Olvida todo lo que haya podido decirte hasta ahora. No me arrastres. No me asustes. Vete lejos...pero no sueltes mi mano. Empecemos de nuevo. Toca mis ojos. Nota la textura del calor, ¿Por cuánto te vendes? Píllate los dedos. Y deja que te invite a un café. Caliente claro. Y sin azucar... sin aliento